“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 28 de septiembre de 2016

SSAJM





Como enseñan los maestros de discernimiento espiritual, y venimos sabiendo mucho en los últimos tiempos por lo padecido desde este lado en la trinchera de la Resistencia católica, el diablo gusta de hacer ruido, de alborotar, de turbar, de enturbiar, de desanimar, de confundir, de alardear, de tergiversar, de acusar y de mentir, muchas veces usando o torciendo la verdad, con el fin de desbaratar toda obra verdaderamente católica.

Escribe San Buenaventura que Nuestro Señor “No comenzó a predicar con estruendo y pompa, sino poco a poco y con humildad”. De igual modo podemos decir que ha empezado su existencia la nueva y única congregación católica antiliberal que queda en el mundo, la Sociedad Sacerdotal de los Apóstoles de Jesús y María (SSAJM), que continúa la línea católica de Mons. Lefebvre que diera inicio a la FSSPX, hoy en pleno y definitivo ralliement con los modernistas y masones romanos. Y como no podía ser de otra manera, algunas bataholas y griterías por modo de artículos y charlas han sido paridas por ejemplares apóstoles del reniego, la teología “a la carta” y la rebelión fomentada por el deseo de propia autonomía. Liberales disfrazados de ultratradicionalistas, fariseos que no trepidan en enmascararse con mentiras, exageraciones y dramatizaciones grotescas. Pero también la astucia serpentina sabe utilizar del silencio para no dejar que se conozca la verdad, en su afán de hundir a los cada vez menos católicos que resisten la apostasía.

Si hay algo destacable que los enemigos de la Tradición no quieren que se destaque es la siguiente declaración incluida en los estatutos de la nueva congregación, dispuesta a no sucumbir bajo seducciones “reconciliadoras” o reduccionismos eclesiavacantistas:

« Desde el concilio Vaticano II, el santo Sacrificio de la Misa, la doctrina católica y toda la vida de la Iglesia son atacados por la Jerarquía liberal y modernista. Porque el sacerdocio católico tiene el deber esencial de combatir el liberalismo y el modernismo en defensa de los derechos divinos violados, la Sociedad descarta toda posibilidad de regularización canónica por vía de acuerdo bilateral, de reconocimiento unilateral, o del modo que sea, en tanto la Jerarquía católica no vuelva a la Tradición de la Iglesia» (Estatutos, II, 5)

Que Dios bendiga a la nueva congregación y la Sma. Virgen vele sobre todos sus integrantes para que sepan ser fieles. El combate continúa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...