“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

viernes, 28 de abril de 2017

El buen pastor




Salmo de Bernardo

Francisco es mi pastor, en Roma nada me faltará.
Él me hace reconocer como católico,
me conduce a manantiales que reconcilian,
confortando mi ambición.
Me guía por tortuosos senderos,
para gloria de su nombre.
Aunque atraviese oscuros pasillos,
no temeré ninguna excomunión,
porque Francisco va conmigo.
Su bastón y su sonrisa me infunden confianza.
Para mí él dispone una prelatura
ante los ojos de los modernistas.
Unge con elogios mis oídos,
mi pecho reboza.
Su bondad y misericordia me seguirán
todos los días de mi vida
y moraré en nuestra sede de Roma
hasta que llegue el Gran Castigo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...