“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 5 de abril de 2017

NEO-FSSPX O LA CONJURA DE LOS NECIOS



Blogueros y foristas neofraternitarios, en medio de un tembladeral.
El malo de la película se llama “Mons. Williamson”.


necio, a. adj. Ignorante, que no sabe lo que debería saber.
Imprudente o falto de razón.

La FSSPX, copada por los liberales, es hoy día un tembladeral. Una nueva medida “misericordiosa” por parte de Roma no hace más que apretar más y más a la Fraternidad bajo el poder de los modernistas. Francisco es un zorro muy astuto que con la nueva medida (“concesión legal de los matrimonios a celebrar en la Fraternidad, con los requisitos a cumplimentar”, ver acá) se mete de lleno en las iglesias de la Fraternidad, a través de sus curas diocesanos modernistas, a esta altura terriblemente corrmpidos por la nueva religión que exalta y “anima” al hombre. ¿Jugada de “Jaque-Mate”, como dicen algunos?

Lo llamativo es que las únicas voces que se levantan para decir algo, son las de los necios, fatuos e hipócritas que salen a defender a la Fraternidad. Esto es lo que queremos destacar, para que se comprenda la gravedad de la situación en que se encuentra la congregación que dirige el obispo Felé. Los obispos y sacerdotes de la Fraternidad, permanecen mudos. Los blogueros y escribas continúan su actividad dedicándose a rencillas y escaramuzas sobre “nacionalismo”, “línea-media” y “a ver quién es el más fuerte, el mejor peleador, el mejor cazador”, creyéndose más avispados, mejor formados, más atentos, mejor posicionados que los otros, cuando en realidad los están engatusando y metiendo en una trampa, mientras ellos juegan como chiquillos a la mancha.

Dijimos arriba que los que salen a defender a la Fraternidad (¡pobre Fraternidad, cómo cayó!) son los hipócritas. Está claro: ellos atacan con insensatez, sin argumentos, tildando casi de “nazi” a Mons. Williamson (precisamente, a quien no se ha cansado de avisar desde hace muchos años que la traición que está ocurriendo en la Fraternidad podía consumarse), a la vez que se ufanan anunciando una y otra vez que “rezan por él”. ¿Rezarán para que se calle la boca, para que vuelva a la Fraternidad, para que se sume a la traición de Mons. Felé? Primero avisan que son tan buenos que rezan por Mons. Williamson. Luego, lo insultan, calumnian y arrojan improperios sobre su figura. Sin ninguna clase de argumentación ponderable.

Pero veamos: dice el Catecismo Romano del Concilio de Trento que Dios rechaza las oraciones de los hipócritas. Leamos: “Tampoco oran en espírtu los hipócritas, de cuyas costumbres nos aparta Cristo nuestro Señor en los términos siguientes: “Cuandom oréis, no seáis como los hipócritas, que de propósto se ponen a orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, al contrario, cuando vayas a orar, entra en tu asposento, y, cerrada la puerta, ora en secreto a tu Padre, y tu Padre, que ve lo secreto, te premiará en público.” (Parte cuarta, Cap. VIII, 5).

Pero acá lo que hay que destacar es que podrían rezar, como dicen, por Mons. Williamson todas las veces que quieran, sin por eso utilizar esa acción como escudo de defensa para después lanzarse sobre él ramplonamente. Que recen bien, en espíritu y verdad, que respeten la verdad, y luego entonces podrán, si están en desacuerdo con el obispo, plantear sus objeciones, pero eso sí, demostrando que la Fraternidad no ha cambiado, que no ha claudicado, que no está yendo contra lo que siempre proclamó.

Si desean informarse acerca de estas cosas, hay suficiente material en diversos blogs de la Resistencia, para que no queden ningún tipo de dudas.

Pero si simplemente van a insultar, no sean hipócritas. Insulten y calumnian sin ponerse el trajecito de beatos. A esta altura, es demasiado ridículo.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...