“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 16 de marzo de 2016

Cómo ser un Católico Resistente Auténtico


El autor de la nota, en uno de sus combates por el honor de la Iglesia.


Por Claudio Alcides Pelliz Conesa
(Secretario de la Cofradía de la Espadas Flamígeras de la Cruz Inmaculada)

En estos tiempos confusos, caóticos, hirvientes de herejías que flotan como nubes invisibles alrededor de nuestras convulsionadas cabezas, es importante tener una orientación SEGURA para no ser presa de los sofistas y falsos católicos que, cual lobos disfrazados de ovejas, nos quieren embaucar para llevarnos a la iglesia falsa de los modernistas, herejes podridos que son el fruto malo del árbol malo del cual hemos de alejarnos, aunque tengamos mucha hambre debido a nuestros ayunos, pues es sabido que somos ayunadores y muy rezadores como auténticos católicos resistentes incontagiables, devotísimos y muy píos y beatos como el que más. Bien, ¿en qué estaba? Ah, sí. Diremos y daremos en el presente artículo unos consejos para que los católicos que deseen ser verdaderos, auténticos, indoblegables, fuertes, invencibles resistentes, puros y sanos, sepan lo que deben hacer para lograrlo en muy pocos y efectivos pasos.

1.Un Católico Resistente Auténtico habla y pisa fuerte, se hace notar, es visible, alza su voz, alerta siempre, escudriña, sospecha, desconfía, nada se escapa a sus ojos vigilantes. Nunca vacila y nunca es el segundo en tomar su arma y disparar. En esto le va la vida y la salvación. Ha de ser siempre primero en todo.

2.Es conveniente que el Católico Resistente Auténtico tenga un blog donde hacer oír –les guste o no a los enemigos, duela quien duela y caiga quien caiga- sus convicciones insuperables en su prístina  e inerrante ortodoxia.

3.El Católico Resistente Auténtico (de ahora en más, CRA) debe mostrar de preferencia imágenes de caballeros cruzados, con espadas destructoras de herejías en actitud de combate. Tales imágenes, vistas con fervor posesivo una y otra vez, estimularán sus glándulas endócrinas inferiores, lo cual –tanto si es hombre como si es mujer- generará una ósmosis entre la imagen y la persona a tal punto que el incremento energético solvente disgregará todas las dudas que pudieron existir hasta entonces sobre la misión sublime que debe asumir para destruir a los enemigos de Dios disfrazados de católicos resistentes o tradicionalistas.

4.El CRA debe sentirse GRANDE, pues realmente lo es, sino, no sería lo que es y estaría inmerso en la debilidad y confusión de los que no saben gritar a voz en cuello contra los enemigos caiga quien caiga y cueste lo que cueste.

5. El CRA debe estar munido de eslogans adecuados y siempre listos a ser lanzados como flechas que hieren al enemigo donde más les duele. Así por ejemplo, frases como “Hay que hablar sí sí, no no”, o “El árbol bueno da buenos frutos, y nosotros somos frutos de ese árbol”, etc, etc.

6.El CRA debe mostrarse como el más ferviente lefebvrista. A tal fin colocará fotografías del gran obispo en sus blogs, lo citará a tiempo y a destiempo, etc. Este punto es muy importante, cada CRA debe tratar de demostrar que es el más consecuente seguidor de Mons. Lefebvre, por lo cual todas las críticas recibidas serán detenidas con ese escudo protector.

7. El CRA debe ser agresivo, pues está librando una guerra de supervivencia. Debe dejar a un lado los escrúpulos de blandura y de ser necesario publicará en internet todo tipo de correspondencia privada, pues al enemigo “ni justicia”. Todo sea por la gloria de Dios.

8. El CRA no tolerará ninguna palabra ambigua, ninguna expresión dudosa, ninguna palabra que no sea categórica. Debe usar su espada para dividir tajantemente entre blanco y negro, buenos y malos, nosotros o ellos. El CRA ya ha elegido y está del lado de los buenos, por lo tanto, no puede utilizar el lenguaje o los modos del enemigo. No puede tampoco detenerse a estudiar sutilezas que proceden de engañadores y falsarios. El activismo y la gimnasia de eslogans no pueden permitirse acortar su medida para estudiar lo que el sentido común ya hizo que el CRA sepa sin necesidad de nuevas revisiones o nuevos maestros. El CRA no necesita que le enseñen nada porque ya sabe. Si no supiera, no sería un CRA. Las discusiones doctrinales sobre cuestiones bizantinas déjelas para los intelectuales, si Ud. se dedica a eso tendrá que envainar la espada, y ya no será un CRA. 

9. El CRA debe convencerse a sí mismo de que es un campeón del antiliberalismo, y hacerlo saber siempre que hable con alguien. Como es HUMILDE, no corre el riesgo de perderse cuando grite sin tapujos cueste quien cueste y caiga quien caiga la acusación de liberal a quien le parezca que lo es.

10. La paciencia es a veces un lujo que el CRA no se puede dar, pues está en juego la FE. Al que no le guste que se vaya a criticar a otra parte.

11. Si Ud. quiere ser un CRA, exagere siempre que pueda, así podrá hacer que sus enemigos sean verdaderamente monstruosos y malvados. No escatime la palabra “Hereje” arrojada a diestra y siniestra, cueste lo que cueste y caiga quien caiga.

12. Es preferible que siempre se muestre enojado, pues de ese modo parece que el celo por la verdad de Dios será verdadero. Apriete los dientes y lance vituperios o insultos. La dulzura déjela para las jovencitas de quince años. No olvide que un CRA está para hacer tronar el escarmiento. Está siempre en guerra contra los otros. No puede permitirse el lujo de mostrarse pacífico.

13. Simplifique todos los temas hasta el extremo. Es el único modo de aprovechar el momento para lanzar anatemas contra sus enemigos sin complicarse la vida examinando si ellos tienen o no razón.

14. Todo el que no tiene su mismo espíritu y su misma forma de pararse –erguido y con el mentón recto- frente a la realidad de la Iglesia, es enemigo o potencial enemigo. Su presencia cercana puede debilitar el ego necesario del CRA para afrontar el combate contra los falsos católicos resistentes.

15. El CRA no tolerará la menor mancha entre sus filas, pues para eso se ha separado de los falsos tradicionalistas resistentes. La impureza existe para ser barrida, y esa es su misión, descubrir y expulsar de sus filas a los falsos o débiles católicos.

16. El CRA se comparará frecuentemente con Cristo. Así si alguien lo acusa de desmesura, se defenderá diciendo que Cristo se hizo un látigo y expulsó a los mercaderes del templo. Si es criticado duramente, dirá que él como Cristo está siendo azotado injustamente, y así en diferentes ocasiones. Repetirá a menudo: “El que no está conmigo, está contra mí”. El CRA no dejará de utilizar cada oportunidad para victimizarse. También podrá compararse con algunos santos que fueron particularmente combatidos por su defensa heroica de la fe. En ese caso los que lo escuchen comprenderán que están ante un nuevo caso de Gran Defensor de la Fe. De ese modo tendrá justificado su ataque brutal contra el enemigo, amparándose en su defensa, que es la defensa de la misma Fe. No olvide nunca que Ud. y su pequeño grupo representan la verdadera Iglesia católica.


 “Cueste lo que cueste y caiga quien caiga”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...