“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

sábado, 21 de diciembre de 2013

Gulliver en Laputa y los progresistas…o las ideas adquiridas por Mons. Fellay y Cía. en sus visitas a la Roma Modernista





“Hacía unos cuarenta años subieron a Laputa para resolver negocios, o simplemente por diversión, ciertas personas que, después de cinco meses de permanencia, volvieron con un conocimiento muy superficial de matemáticas, pero con la cabeza llena de volátiles visiones adquiridas en aquella aérea región. Estas personas, a su regreso empezaron a mirar con disgusto el gobierno de todas las cosas de abajo y dieron en la ocurrencia de transformarlo todo: artes, ciencias, idiomas y oficios. A este fin se procuraron una patente real para erigir una Academia de proyectistas en Lagado; y de tal modo se extendió la fantasía entre el pueblo, que no hay en el reino ciudad alguna de importancia que no cuente con una de esas academias. En estos colegios los profesores discurren nuevos métodos y reglas… con ellos responden de que un hombre podrá hacer la tarea de diez, un palacio ser construido en una semana… y todo fruto de la tierra llegar a madurez en la estación que nos interese elegir y producir cien veces más que en el presente… El único inconveniente consiste en que todavía no se ha llevado ninguno de estos proyectos a la perfección; y, mientras tanto, los campos están asolados, las casas en ruinas y la gente sin alimentos y sin vestido. Todo esto, en lugar de desalentarlos, los lleva con cincuenta veces más violencia a persistir en sus proyectos… (En cambio mi guía) se había dado por contento con seguir los antiguos usos, vivir en las casas que sus antecesores habían edificado y proceder como siempre se procedió… sin innovación alguna. Algunas otras personas de calidad y principales habían hecho lo mismo; pero se las miraba con ojos de desprecio y malevolencia, como enemigos del arte, ignorantes y perjudiciales a la república, que ponen su comodidad y pereza por encima del progreso general de su país…”.

Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver
  


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...