“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

martes, 7 de octubre de 2014

CRM Buenos consejos


“El hombre que está solo y espera”


Por el Prof. Pizzapardo





Roberto era un hombre extremadamente solitario. Esperó durante mucho tiempo, esperó, y esperó incansablemente hasta que…



…hasta que encontró un buen prospecto. Se enamoró perdidamente de una señorita llamada Clara. Amor a primera vista. Se casaron enseguida.



Al principio se llevaban muy bien…

Roberto: Es estupendo estar contigo, mi vida. Nunca pensé ser tan feliz…



Pero entonces algo empezó a separarlos…

Clara: La verdad es que me encanta Monseñor Felé, me gusta cómo habla. Y esa sonrisa…Está haciendo las cosas muy bien. Me gusta que vaya a Roma. Al fin nos van a tratar como católicos y no como a bichos raros…¡Qué grande Monseñor Felé!


Y algo finalmente se rompió en la relación…

Roberto: ¡Me tené podrido vó y ese Felé tuyo! ¡Y encima me pusiste la foto de Francisco en la pieza, lo que me faltaba! ¡Te voy a sacar a patadas de acá! ¡Hasta mi casa se mete la traición! ¡Y encima te hacé la linda conmigo, la sofisticada! ¡Te vuá reventá!

Clara: ¡Ay…!


Concluye el Prof. Pizzapardo:

Hay temas controversiales que es mejor no tocar en la relación conyugal hasta pasado mucho tiempo de convivencia, digamos unos 50 años…Por cierto que esto no le hubiera pasado a Roberto si hubiese tenido a Clara constantemente encantada con su persona, en vez de dejarla ir a buscar ciertos encantos postizos fuera de  casa. Por eso es que recomiendo mi método infalible para conquistar corazones, el cual de aplicarse todos los días evitará situaciones embarazosas como la que hemos presenciado indiscretamente. Debajo incluimos una demostración gratis:  


Repita la frase diariamente, pero sin premeditación y preparando la atmósfera adecuada. Coloque mísica acorde (sugerimos violines), mire a la depositaria de sus frases a los ojos (en caso de ser Ud. bizco sugerimos mirar al piso o más allá del horizonte) y con voz emblemática y esmerilada deje deslizar esas palabras como quien vierte apaciguadamente champagne en una copa del más fino cristal de Bohemia. Antes de terminar la frase (ejemplarmente al llegar a la palabra “and”) es conveniente que su mano (puede ser cualquiera pero si Ud. es diestro se sentirá más cómodo con la mano derecha) tapice una mano de su amada ya que eso confirmará el remate de la frase de manera mucho más efectiva y conmovedora. Importante: no haga esto si su mujer está tejiendo, pues puede traerle algún inconveniente serio.
Espere entonces la reacción consiguiente de su mujer. Si ésta le dice que se corra porque quiere ver su programa favorito de TV o simplemente no le contesta es porque ella no entiende el inglés. No es necesario, en ese caso, que la envíe a realizar un curso  a la Cultural Inglesa, basta con que Ud. le traduzca amablemente la frase a un castellano audible y comprensible, pero sin rebajamientos del lunfardo. Sobre todo damos este consejo: no le diga nunca a su mujer: “Dejáte misericordear” porque probablemente lo eche todo a perder. Los casos que hemos conocido en nuestros estudios y consultas así nos lo indican.

Prof. Pizzapardo


Atención: Novedad editorial

El nuevo libro del Profesor:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...