“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

lunes, 17 de noviembre de 2014

El camello






¿Un sermón? No, Meeramo Chaljub excreta quejumbrosamente sus residuos intestinales mediante rezongos, insultos, gritos y vulgaridades. Precedido por ruido de espadas, leones y caballos (sic), abre las válvulas de Houston y vierte largamente sus heces (su interminable diarrea bucal es culpa de Mons. Williamson, según él mismo advierte) de forma brutal e incontinente.

“Tres seminaristas out” es una de sus expresiones más desgraciadas para referirse a los tres seminaristas de la FSSPX muertos en un accidente en la montaña.

“¿Quién fue el que lo dijo? Eureka, el orgulloso: yo”. Tema del sermón, ¿el Evangelio? No. Él mismo. Y un blog (sobre todo una mujer) que le molesta.

Ya que lo cita e imita al Padre Castellani usando una boina y fumando una pipa, ¿por qué no lo imita en su lucidez, su sapiencia y su caridad? Pero no le pidamos peras al olmo, ni cordura a un desequilibrado. El orgullo herido permanece incólume en lo alto de una columna imaginada febrilmente. No se trata de un estilita, sino de un estilista, que asume el estilo “sabio incomprendido y no debidamente reconocido, aplaudido y reverenciado”. Por supuesto, un estilo del todo involuntario, un look absolutamente casual. Resignación humilde, desde luego, a la voluntad de Dios.


El genio original y la mala fotocopia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...