“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

jueves, 22 de enero de 2015

El diablo estaba allí

No sabemos si el Papa estaba allí, como indican las remeras, pero seguro que sí estaba el cornudo, como lo atestiguan los gestos de la multitud enardecida, mismos con que se amontonan en los conciertos de rock para con similares signos proclamar su amor, ¿sabrán a quién? Esto ocurrió en Filipinas.

Los sacerdotes, por su parte, contagiados de la efervescencia idolátrica de la multitud, bregaban por obtener no una bendición papal, sino una foto o quizá una selfie con sus celulares. Sin dudas muy espiritual la cosa.


Pero el desquicio no empezó solamente con el Vaticano Segundo, hay que decirlo. Esta fotografía de las monjitas imantadas por la TV es de 1949
(Revista Time. Sisters at St. Vincent’s Hospital in Erie, Penn., watch a program on a new local TV station, 1949).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...