“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

jueves, 16 de abril de 2015

Liberales Línea Media de o en la Neo-FSSPX

1)



Primero, tenemos al dócil hortera de los felecistas de Martínez, con su infaltable vocación acuerdista (su anhelo continuo de un “reconocimiento” parece manifestar un angustiante complejo de inferioridad), que como buen hombre-masa reacciona siempre afectivamente, con el desenfreno de quien se siente acosado, incapaz de un sereno y juicioso análisis.

Esta vez sube a su blog la reciente bula francisquista sobre la misericordia, pero la sube sin el menor comentario, aclaración, advertencia o crítica. Y se trata de un documento modernista, hábil en su confusionismo, en la manipulación de los conceptos y falsificación de la doctrina. Un documento que vuelve a insistir con el Vaticano II y hasta retoma el discurso inaugural de Juan XXIII. Si hasta los conservadores se han ocupado de señalar estas revulsivas notas del documento. Pero no, Pericón feleísta pareciera compartir el optimismo de una nueva primavera, esta vez en la Frater. De allí que posteriormente diga en otra entrada, esta en relación al reconocimiento jurídico de la Neo-FSSPX:

Seguramente un gesto de buena voluntad del cardenal primado, al que no puede ser ajeno el mismo sumo pontífice romano, ha removido obstáculos que por largo tiempo mantuvieron la obra fundada por S.E.R. Monseñor Marcel Lefebvre sin ese reconocimiento estatal tan útil para el apostolado. Una marginación que era del agrado de los llamados "progresistas"

No es hora de curiosos e inconstantes, de esos que pican por aquí y por allá buscando novedades y chismes, sino de fieles que confían en una obra que permanece enhiesta en el tiempo, pese a los golpes recibidos de enemigos y traidores, y que es el tutor con que la Iglesia cuenta para mantenerse en pie cuando se sacuden tan fuertemente sus cimientos.

Damos nuestra fervorosa bienvenida a la medida administrativa de referencia. No pende de ella nuestra salvación, pero remueve un obstáculo y abre puertas al apostolado. La Fraternidad no es una "cosa nostra" sino un bien que pertenece a toda la Iglesia, y debe servir a toda la Iglesia, ser un faro que alumbre en tiempos de oscuridad, de una oscuridad que cubre al mismo sumo pontificado.

Por lo que vemos, considera al Cardenal Poli y al mismo Francisco como “no progresistas”, o sea, como si dijéramos, conservadores. Fervorosa bienvenida da, entonces, al tentáculo de la Sinagoga, a la iglesia masónica y sodomítica. Como si todo lo que dijo y por lo que peleó y sufrió Mons. Lefebvre, hubiese sido en vano.

Nos parece que no le cabe otra explicación a este declive de la FSSPX que esta:

“Quien despacha para sus negocios
un mensajero tonto,
se corta los pies,
y se bebe la pena de su pecado”
(Prov. 26,6)

Kyrie Eleison



2)


Mientras tanto, en otro blog colocan el titular e imagen arriba mostrados, al parecer sin ironías, pues el mismo responsable de ese espacio, desde un sofá y tomando whisky, tal se lo ve, confiesa en un comentario lo que sigue:
              Wanderer dijo...
Anónimo de las 10:36: Con el mayor respeto y aprecio, permítame que le diga lo siguiente: el problema es de ambos, como bien usted afirma. Pero de parte de "ustedes", fíjese lo que usted dice: " hoy cualquiera se hace lefe". La cuestión está mal planteada. Nadie dice: "hoy cualquiera se hace la parroquia tal o cual". Somos católicos, y es suficiente. Yo voy a la Misa "lefe" porque es la Misa que la Iglesia latina celebró durante más de mil quinientos años, y nunca me importó si estuvieron excomulgados, suspendidos o lo que fuere. Voy desde hace décadas, no porque "sea lefe", que nunca lo fui, sino porque soy católico. Y cuando no me ha queda otra, voy a misas novus ordo, tratando de buscar las más decentes, por eso mismo: porque soy católico. Y un par de veces me ha pasado de estar en misas nuevas, que eran un festival, y me he ido "sin cumplir con el precepto", y lo hice porque soy católico y esas celebraciones no lo eran.
¿Cuál es el problema de ir a una misa celebrada por miembros de la Fraternidad? Algunos dirán que muchos de los que van allí son cismáticos, y es verdad, pero en la misas novus ordo muchos de los que van ni siquiera tienen fe. Otros dirán que los lefes tienen espíritu de secta, y en cierto ambientes es verdad, pero en muchas parroquias oficiales pasa otro tanto. Es decir, no veo, y no entiendo a los que ven, problemas en asistir a las misas de la Frat.
Yo voy desde hace años y nunca "me manché de lefebvrismo".

Lógicamente, no se “manchó” de lefebvirsmo simplemente porque no lo entendió a Mons. Lefebvre, eso en el caso de que lo haya leído. Y no sólo no entendió el problema litúrgico (claro, también debe alternar entre el whisky de primera con el aguarrás, suponemos), sino que, habituado a escarnecer -muchas veces con inteligencia y agudeza- a Francisco, ahora resulta que para él este reconocimiento sería sólo una cuestión administrativa, surgida vaya uno a saber por qué de la benevolencia del Cardenal Poli. Oh, seudo maestros de la web…

Por cierto en uno de los comentarios anclados a la nota, un neo-fraternitario desde Chile afirma:

david dijo...
Wanderer, concuerdo contigo. Respecto a los “recalcitrantes”, al menos en Chile son poquísimos y de esos poquísimos la mayoría se mandó cambiar a donde Williamson o algún “cobertizo” (parafraseando a Bergolgio) sedevacantista, es decir, a la nada misma. De hecho, cada semana aparece una que otra persona aislada o familia nueva interesada en “esto de la tradición”… por algo se parte.

Sobre los “línea media”, el problema con esa gente es que muchos (también en la FSSPX) se mueven por un mero fetichismo litúrgico-estético, y con gusto morirían en el Novus Ordu celebrado con canto gregoriano y ojalá con alguna casulla del siglo XII. Quizás todavía sueñan con los años gloriosos del juanpaulismo, con Maciel de modelo para la juventud y Michael Novak glosando la Centesimus Annus.

Ojo que hay excepciones: por ejemplo un sacerdote de la F. San Pedro (tan denostada años ha por los lefes estrictos) me manifestó que hasta ahora nunca se ha visto presionado a celebrar la “misa nueva” y que jamás aceptaría hacerlo. Veo en la red que muchos “conservadores” están perdiendo el miedo. Dios por algo hace las cosas.

Habría que decirle a este David al parecer interesado en el número (la verdad no la hace el número, sabía? Un católico firme vale por ¿cuántos miles o millones de liberales pusilánimes?), que los fraternitarios chilenos que vemos en una procesión publicitada acá, no son precisamente muchísimos, ni muchos, ni abundantes: son un puñado que ni siquiera portan un crucifijo, ni estandarte de la congregación, pero sí una nuevita bandera vaticana. Y adonde se dirigen precisamente es a la nada modernista, a la iglesia conciliar de la apostasía y el culto del hombre, forjada por la vileza de unos pocos y la cobardía de multitud de obedientes a los hombres antes que a Dios.

La Frat. San Pedro fue denostada no por los “lefes estrictos”, sino por el mismo Mons. Lefebvre y la congregación en su posición oficial, pues surgió con “más que cuestionables principios (…): 1) La Iglesia Conciliar es la Iglesia Católica (sólo lo es en la medida en que coincida con la Iglesia preconciliar); 2)el papa puede excomulgar a un obispo que hace cuanto puede para perpetuar un episcopado ortodoxo, sabiendo que Roma no lo garantiza; 3)la Iglesia Conciliar tiene poder para prohibir la Misa de siempre (puesto que el Novus Ordo Missae no es una nueva forma de él), autorizarla sólo a quienes acepten las mismas novedosas orientaciones en la Iglesia conciliar (en vida, creencias, estructuras, etc), y a declarar no católicos a quienes la niegan de palabra o de obra;4) una Iglesia, que se confiesa en comunión con cualquiera que se llame a sí mismo “cristiano” (Lumen Gentium n.15 o Unitatis redintegratio n.3), puede declararse fuera de la comunión con católicos cuyo único crimen es querer seguir siendo católicos, y seguir siendo católica ella misma (…) Así pues, son católicos conciliares, y no católicos tradicionalistas” (Breviario sobre la Hermandad de San Pío X, publicación que resume la posición oficial de la congregación, editada en Madrid por Si Si No No, año 1998). La FSSP nació de la traición y allí se ha quedado. Pero parece que los neo-fraternitarios de hoy desconocen la posición de Mons. Lefebvre y la historia de la misma Fraternidad. Deberían leer un poco antes de largarse a hablar.
  


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...