“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

sábado, 11 de abril de 2015

PSIQUIATRÍA


ÚLTIMO COMENTARIO ELEISON PROVOCA ATAQUE DE HISTERIA EN BLOGGER FRATERNITARIO


  


Uno de los dos blogs de habla española adictos a Menzingen (había otro más pero ¡caput!; parece que no hay mucho entusiasmo o materia gris para defender a la Neo-Fraternidad) padece, al igual que cierta secta sedevacantista, de ataques convulsivos producidos por la columna semanal de Monseñor Williamson. Creemos que no sería inapropiado pedirle al Obispo que incluya una advertencia antes de cada texto que indique “Warning: puede causar urticaria, reacciones violentas y ataques de furia en individuos sensibles afectados de liberalismo y sedevacantismo”.

Afirma el Dr. Harry Stack Sullivan: “En el histérico se advierte que el sistema motivacional es bastante inmaduro. Presumo que es notable la proporción de histéricos en quienes el desarrollo de la personalidad se ha detenido en la preadolescencia. Por consiguiente la relación del histérico con otras personas no alcanza nunca el plano de lo que yo defino como amor, y a veces ni siquiera el plano de la intimidad en el sentido definido por mí.  Con bastante frecuencia predomina de un modo conspicuo la motivación competitiva tan prominente durante la etapa juvenil, y la competencia se desarrolla a menudo con miembros del mismo sexo” (“Estudios clínicos de psiquiatría”, Editorial Psique, Bs. As. 1963).

¿Puede considerarse esta inmadurez típica como una trampa autogestionada que hace caer al desprevenido padeciente en las garras del Liberalismo? Es interesante cómo Mons. Lefebvre caracteriza al liberal (hablando de Pablo VI y de Lamennais) como un “torturado, inquieto, capaz de gran sentimentalismo y de reacciones crueles” (en su libro “El golpe maestro de Satanás”).

Dejamos el interrogante para que sea dilucidado por algún experto en la materia.




Como puede verse, al final de la entrada el Pericón fellecista lanza una destemplada bravata, muy apropiada en boca de “Los Borrachos del tablón”, pero no de un seguidor de Monseñor Lefebvre.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...