“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 24 de junio de 2015

El sello de Francisco





A esta altura nos parece cada vez más claro que el sello de aprobación de Francisco no se estampa sólo o simplemente con una firma sobre un papel, sino también con… un beso.

Después de que aquel recordado beso que selló a Nuestro Señor para ser entregado a sus enemigos, así vemos que hace Francisco, a su modo (y Dios sabrá sus reales intenciones), para sellar la ruina de la Iglesia: besos a judíos, protestantes, musulmanes, homosexuales, abortistas, travestis, liberales, besos al mundo.

Para todos hay un beso.

Y ahora vemos que el bloguero fellecista Perikohn nos confirma en forma destacada (¡gracias!) y descarada que Mons. Felé quiere el sello. Es decir, el beso de la traición, el beso de la muerte.

No por nada el mismo bloguero de marras coloca debajo una fotografía de un beso felón de Francisco a Cristina Kirchner…





Lo que también podemos preguntarnos es lo siguiente: Si “la Fraternidad está dentro de la Iglesia”, como dice allí el Jefe de la Neo-FSSPX, y pensamos que se refiere a la Iglesia católica, no a la conciliar, entonces NO NECESITA NINGÚN SELLO, BESO O ESTAMPILLA DE CATÓLICOS. Los que lo necesitan son los herejes modernistas del Vaticano, y para eso deben RENUNCIAR A LA HEREJÍA.

El sello de católicos lo tenemos con el Bautismo y profesando la verdadera fe en unión con las autoridades en tanto estas se ajustan a la verdad doctrinal. Si las autoridades se separan de la verdad de la fe católica,  “el cristiano deberá hacer todo lo posible para adherirse a la antigüedad, la cual no puede evidentemente ser alterada por ninguna nueva mentira” como dice San Vicente de Lérins.

También deja claro allí Mons. Felé que lo importante para obtener el “sello”, “beso” o “estampilla” es que las autoridades conciliares (él ya no las llama así, dice solamente “autoridades romanas”) no le exijan a la Neo-FSSPX aceptar el Vaticano II (completo). Es decir, que las “autoridades romanas” acepten y enseñen el Vaticano II como super-dogma, eso no interesa. Lo importante es la “libertad de acción” de la Neo-FSSPX con el sello romano. Lo demás no importa. Allá ellos con sus herejías...

Bueno, dice Mons. Felé -según transcripción perikohniana- "somos verdaderamwente católicos". Parece tal error un desliz que delatara que ya no son tan "verdaderamente" católicos, y sí bastante liberales, a juzgar por la buscada "reconciliación" o "reconocimiento" con los modernistas apóstatas destructores romanos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...