“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

lunes, 22 de junio de 2015

Radio Cerianidad: Con los nervios de punta



Osko y su espada: no le sirve mucho que digamos…



Un visitante desprevenido que ingresara por vez primera al sitio de la Radio Cerianidad podría tener serias dificultades para establecer cuál es la identidad de la misma: ¿Es una Radio devota y pía, que fomenta la beatería más dulzona mediante novenas, triduos y treintenas? ¿Es una Radio que publica sermones de hinchada y ajada retórica? ¿Es una Radio cómica que publica comentarios absurdos e hirientes que mezclan sin ton ni son temas sin el menor buen razonamiento? ¿Es una Radio que grita histéricamente y escupe odio infernal contra un obispo y un grupo de la Tradición católica? ¿Es seria, es cómica, o qué es? No, amigos. No puede ser ni uno ni lo otro. Es mortalmente seria y dramática cuando pretende ser “cómica”, y es mortalmente graciosa cuando pretende ser “seria”. Todo esto no es ciclotimia, sino que puede conjugarse en una identidad que tiene este nombre: FARISEÍSMO.

El Fariseo ayunaba, pagaba los diezmos, era aparentemente irreprochable en su pública manifestación religiosa, era un campeón del cumplimiento. Pero a la vez el Fariseo era cruel, soberbio, orgulloso, despiadado, prepotente, perverso, ridículo. Los fariseos se cubrían con una pátina de gazmoñería, mientras mataban a Cristo “del modo más torpe, bullanguero, escandaloso, desbaratado y disparatado que puede imaginarse; aunque también (y en eso sí no les falló el instinto) del modo más horriblemente cruel” (Castellani, “Cristo y los Fariseos”).  

Para ejemplo de tal “escuela” uno de sus aprendices de la “Iglesia Extinguida”, un energúmeno incontinente que se hace llamar “Osko” (sic), expele una serie de sandeces bestializadas por un estilo tosco y ruin, muy de la escuela “CHARLIE HEBDO”, como en estas últimas entradas



las cuales sin dudas rebajan a la ya alicaída Radio (en busca de protagonismo urgente) en la poca consideración que pudiera tener, destinándola a vivir de lejanísima reputación en unos pocos sobrevivientes o recién llegados ayunos de toda teología y sentido de la moral.

El diablo se empeña y se empeña contra la Resistencia, y particularmente contra Mons. Williamson, pero cada vez sus métodos se tornan más torpes y violentos, pues ve que ya no puede de otra forma arrastrar a los que aún resisten al despeñadero de la orgullosa falsificación de la Religión. Pues que siga así: nos reiremos de él en vez de discutirle, pues como dijo Santo Tomás Moro: "El diablo... el espíritu orgulloso...no puede aguantar que se mofen de él..."




Osko y su titiritero.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...