“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 24 de junio de 2015

El Zorzal Criollo


Oíme che Francisco, escuchá lo que te bato, Gardel hay uno solo, no  me cantés a mí. Yo te conozco las mañas, te manyo de hace rato, desde pibe fuiste fallutelli, a otro andá con tus encantos, la barra lo sabe bien. Te veo muy triunfante, dando dique a todo el mundo, aprovechá la bolada, disfrutala si podés. Pero escuchá, te lo advierto, hacele caso a un criollo, mirá que este despiole no termina nada bien. Dejá de engatusar al paisanaje, volvete a la casita de tus viejos, Pancho comprate un rancho, sino la barra te va a cachar. Te lo digo sin hacer espamento, dejate de picardías, la pobre percanta amurada ya se hartó de tus chamuyos. Dejame a mí las canciones, la farra, el puchero y la marchanta. Vos no rifés más la fe, no te aproveches de la gilada, mirá que estás en orsái y ya pitó el referí. Apurá el mate en el estribo, y volvete para el barrio, mirá que a Mandinga  le va a dar el espiante el Padre que ya sabés. Así que no te enojés, si te canto las cuarenta, es por tu bien que en la jeta,  yo te manyo el escolaso. Y ahora me mando a mudar, te dejo con los judiachos, los pastores cachirulos, los manfloros y cangrejos que te vivan y te abrazan. No estoy para carnavales, pasó el tiempo de Palermo, Nueva York es un esgunfio y vi las duras realidades. El fuego quema, el avión no siempre vuela, y el bronce no sirve para nada. Che, Francisco, Gardel hay uno solo, chantunazos y malandras hay millares. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...