“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 29 de julio de 2015

Catolicismo alla Francisco o “vive y deja vivir”




El diario Clarín (el mismo de las entrevistas famosas a Francisco y a…el Padre Bouchacourt) se ocupó de entrevistar a las esposas de los tres candidatos a Presidente en las próximas elecciones democacaráticas de Argentina. En medio de las habituales frivolidades y tonterías que preguntan los periodistas, surge en una de las entrevistas el tema de la Religión. Es en aquella realizada a la esposa del candidato Mauricio Macri (actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de Bs. As.), que dice que se convirtió al Catolicismo. Bueno…al Catolicismo de Bergoglio, Poli, Casaretto, Braun y demás apóstoles del “hacé la tuya, dejanos tu contribución y pasala bien”. Muy fácil. Un Catolicismo sin la cruz.

Para información del lector resulta que la fulana –procedente de una rica familia dedicada a la industria textil- es una adúltera que se casó y se divorció, se juntó con un señor (rico) durante diez años y después se casó con Macri. Éste por su parte, otro adúltero que se casó, se divorció, tuvo varios amoríos y después se casó con esta mujer. Todo bien. La fascinación por Francisco tiene ese efecto, libera de la culpa, esa cosa medieval... El mensaje es claro. Podés ser “gente bien”, disfrutar del jet-set, poner tus propias reglas morales, vivir en adulterio, y bautizarte y seguir disfrutando de la vida de lujos y placeres, al lado de un corrupto que impulsa e impone leyes anticristianas favorables a la degeneración LGBT y la persecución a los “discriminadores” pro-vida (curiosamente el partido de Macri se llama PRO, pero es PRO basura: sionismo, sai baba, sodomía, liberalismo salvaje y demás).

Publicamos una parte de la entrevista, con los comentarios de El Rústico que la acompañan.


"Mauricio es re sencillo, para nada cheto"



Entrevista a Juliana Awada. Diseñadora de modas, Juliana recibe a Viva en jeans. Tiene 41 años y seis junto al candidato presidencial del PRO. Se conocieron por frecuentar el mismo círculo social, con la excusa de Boca, los amigos comunes y el golf.

Regazo. Antonia hace muecas sobre la falda de Juliana./Ariel Grinberg.

Antonia juega con una naranja que parece un globo. La sacó de su huerta, a la que cuidan de las andanzas de Balcarce, el perro de los Macri. Con sus cuatro años, la hija de Juliana Awada y Mauricio Macri reina y se divierte en la quinta Los Abrojos, en Los Polvorines, su universo infantil. La nena convida alfajores de maicena, se sube al regazo de su mamá y le acaricia la catarata de pelo que le cae del hombro derecho, como en un comercial de champú (¡Qué ternura!).

Juliana disfruta la escena, mira hacia un costado y sonríe. Es un “momento Ingalls”, sobrevolado por un picaflor. Awada es, de las tres mujeres entrevistadas por Viva que pueden ser Primera Dama, la que menos asesores de imagen tiene alrededor. Apenas una vocera.

Ella, diseñadora de modas, recibió el consejo de profesionales en campañas de no impostar, de mostrarse natural. Y no ahorra en seducción.

El apacible cuadro impresionista (¿Eh?) puede cambiar si Macri avanza. Y ella lo intuye, se cuida y hace largos silencios cuando una pregunta se sale del libreto.

Acá se las ve tranquilas, ¿te mudarías a Olivos?

Amo mi casa, es mi lugar preferido, pero si Mauricio llega a presidente (por favor, no), nos vamos a mudar, porque no es dónde estemos, sino que estemos todos juntos.

¿Te imaginás Primera Dama?

Mi proyecto es de amor y de familia, y trato de vivir el día a día, sin adelantarme a lo que va a pasar en el futuro, pero si los argentinos votan a Mauricio (¡No, por Dios!), yo voy a ocupar el rol que me toque de la mejor manera posible, con responsabilidad y humildad (¡Fah!).

Lo acompañaste a ver al Papa, ¿qué sensaciones te atravesaron?

Fueron momentos mágicos.
La primera vez, el día de su asunción, llegamos cinco minutos antes de su aparición ante la multitud. El clima que se vivía ahí te ponía la piel de gallina. 
 Cuando Francisco salió, me puse a llorar. Después nos mandó a llamar, entramos al Vaticano y nos saludó. Lo primero que nos dijo fue “gracias por estar acá, ¿no la trajeron a Antonia?” Pensé, una persona que está viviendo el día más importante de su vida, y te pregunta por tu hija y se acuerde del nombre... Me puse a llorar de la emoción. Francisco transmite paz, humildad, afecto, humanidad (¡Fah!). Al año volvimos con Antonia, en un encuentro más privado. El y Mauricio tuvieron una charla íntima, que quedó entre ellos. Y Antonia le hacía chistes, le decía “whisky, whisky”.

Es un recuerdo feliz.

Vos tuviste una conversión religiosa, ¿no? (Mmmm…A ver…)

Lo que ocurrió fue que mi padre, nacido en el Líbano, era musulmán. Vino a la Argentina cuando tenía tres años y se crió en esa fe. No era practicante, pero lo tenía en su alma. Y no nos impuso nada (Papi liberal). De grandes, cada uno optó (¡Freedom!). Mi hermana mayor se casó por la Iglesia Católica y es re creyente (¡Wow!). Mi otro hermano mayor, no. Y mis otros dos hermanos se casaron con personas de la colectividad judía, o sea que mi familia es muy abierta (¡Puertas y ventanas abiertas, como la iglesia conciliar!). Valentina, mi otra hija, está bautizada (¿Y quién es su papá?). Y yo siempre tuve ganas de bautizarme. Es que mi papá era muy agradecido y una vez al año iba a la Basílica de Luján a agradecer (Algo es algo). Y cuando pasábamos por una iglesia me decía: “Vos entrá, que hay un Dios para todos” (Bien. ¿Se lo habrá dicho a los otros también?). Hace seis años, el cura español que bautizó a Antonia me dijo: ‘¿cuándo vas a bautizarte?’. Y hace un año me decidí. La ceremonia fue repentina (¡!), ni Mauricio alcanzó a ir (¿Será porque Mauricio odia la Religión católica y es un peón del Sionismo?). Fue mi madrina, que es mi hermana Zoraida, la que más me acercó a la fe cristiana.

¿A qué líderes mundiales te gustaría que siguiera tu esposo?

No sé. Yo sé los valores (debió decir: valore$) que tiene Mauricio como persona, por lo que quiere luchar. Un buen ejemplo es Nelson Mandela (otro ricachón corrupto), por su mensaje de paz. Una persona así, con su grandeza, habiendo estado 27 años preso y habiendo salido de allí sin resentimiento, sin odio (y sin vergüenza), nos dejó un mensaje admirable.

¿Y qué cosas le aconsejarías a tu esposo que mejore?

Hace años que Mauricio viene trabajando. Por supuesto que hay más por hacer, y siempre pensando en que la gente pueda vivir mejor, en que no haya agresiones, en que vivamos en un país donde no haya divisiones, donde el respeto y la educación estén sobre todas las cosas (¿y dónde queda Dios y la verdad?). Lo que le pediría a mi esposo es que trabaje por un país más unido.

¿Cómo te llevás con Karina Rabolini, sos amiga o competidora?

No es que seamos amigas, la conozco de hace años, de hablarnos a cada rato. Tengo muy buena relación y ella es muy buena persona. Pero no hablamos del día después de las elecciones, para nada. Ella es amiga de mi ex marido (el conde belga Bruno Laurent Barbier) (Ah, siempre los busca millonarios; mejor ricos que cristianos. La fortuna del belga conquistó a por lo menos dos actrices o vedettes. En realidad no se casó con el conde, pero sí se había casado y divorciado antes, ¿qué tal?) y muchas veces me pregunta por Valentina, desde el afecto, no desde lo político.


Etc., etc.

Hasta acá la entrevista, que demuestra muy bien lo que es la tilinguería medio pelo que lamentablemente está hecha así por el bienestar de una sociedad liberal que sólo ofrece un horizonte espiritual falso, acomodado a los caprichos humanos. A esta señora sólo la puede salvar separarse del corrupto Macri e ir a hacer penitencia a un convento, porque de seguir así terminará  sonriendo imbécilmente en medio de sus fantasías, caminando -con o sin jeans- hacia el abismo del que no se vuelve.

Mientras tanto, este siniestro personaje, cuyo único Norte es el dinero, hablamos de ese ignorante supino que es Mauricio Macri, el Menem reciclado del Sistema, usa a los suyos en un spot publicitario como este, y falso a más no poder, reparte abrazos, besos y sonrisas…



A la vez que se manifiesta “movilizado por el Budismo”…



Finalmente, encontramos la cereza de este postre podrido de tan repugnantes personajes, que hacen presa de una multitud cretinizada que sólo busca una esclavitud confortable. Tomamos de este diario  las declaraciones del asesor político y “cerebro” del Macrismo, el ecuatoriano Jaime Durán Barba. ¿Qué dice este señor, tratando de explicar el cambio súbito del discurso macrista, que de un perfil de “derecha” pasó a un perfil “socializante”?

En su alegato a favor de la metamorfosis que sufrió el discurso del partido amarillo, el ecuatoriano pidió "hacer política escuchando a la gente común y no al círculo rojo", el influyente grupo mediático-empresario que opera detrás de escena con la dirigencia política.

"Nosotros tenemos que entender a la gente. Si la gente cree que Scioli es un buen gobernador -el 65% lo piensa-, pues Scioli es un buen gobernador. ¿Es Maquiavélico? No, es acercarse a la gente. Si la gente cree que la Virgen de Guadalupe es una atorranta, pues lo será hasta que se demuestre lo contrario", ejemplificó.


Este es el hijo de perra junto a su jefecito. A vos no te va a juzgar la gente, sino Dios ¡imbécil!


 Macri disfrazado de Freddie Mercury. 
Va a terminar igual que el sodomita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...