“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

miércoles, 15 de julio de 2015

Cosas de Perikohn




El pobre defensor de la Neo-Fraternidad felenizada hace lo que puede, lo entendemos. Se esfuerza, busca defender con ímpetu y “agallas” a su “baluarte”, pero la cosa le termina saliendo siempre mal. El ex “vasquezconceta” reproduce una entrada de su colega de PCI que básicamente da una información cuantitativa respecto del gran crecimiento de la FSSPX por superar los 600 sacerdotes y tener en construcción el seminario más grande del mundo, o algo así. Pero sin solución de continuidad, el felecista periconense mezcla las categorías y asocia la nota de la cantidad con un título del orden cualitativo. Para nuestro bloguero el hecho de que haya 600 sacerdotes es inequívoca señal de buenos frutos. Con ese criterio, que haya 6 millones de personas que aplauden y vitorean a Francisco sería también un buen fruto.

Si el felecista hubiese titulado “LOS FRUTOS ESTÁN A LA VISTA”, en vez de “LOS BUENOS FRUTOS ESTÁN A LA VISTA”, entonces habría correspondencia entre lo que dice y la nota que presenta. De otro modo está desnudando que lo que vale para él son los números, cuanto más grandes mejor, lo cual no nos dice nada acerca de la calidad de esos frutos. Seguramente preguntado sobre esto, presentaría como buenos frutos una cierta cantidad de iglesias, seminarios o concurrencia de fieles a las misas. Con lo cual daría vueltas sobre lo mismo: la cantidad.

Ya esa entrada de PCI fue bien demolida por un blog resistente hace tiempo, dando cuenta general de la calidad de esos frutos. No insistiremos sobre ello.

Pero ya nos imaginamos a Perikohn insistiendo con sus confusiones, ¿quizás hasta postular los “buenos frutos” de Radio Cerianidad, de acuerdo a que esta se congratuló recientemente de sus 11 millones de visitas o “presencias”?

¿Quizás habría dicho, al ver la cantidad multitudinaria de seguidores el día que Nuestro Señor multiplicó los panes y los peces, “¡qué buenos frutos los de los cristianos!”, para mascullar finalmente el día de su crucifixión, ante el puñado de cristianos que lo acompañaban, una queja amarga, porque no eran tantos como en aquella otra jornada? ¿Diría que ese puñado no eran “buenos frutos”?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...