“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

martes, 24 de noviembre de 2015

Democracia=Plutocracia oculta





Un Directorial de Castellani:


Los exabruptos de los nacionalistas jóvenes que dicen: "El liberalismo es un montón de ruinas, el liberalismo ha muerto, el liberalismo ha desaparecido. . . ” me dejan sonriente. ¿Y la USA y su “américan Way of Life”, que quiere imponer y está imponiendo al resto del mundo? La herejía es fructífera cuan­do su impulso dura.
Habrá muerto el liberalismo de Rusó, de Echeverría, y si quieren el de Mazzini y Croce.
El neoliberalismo o neocapitalismo, alabado incluso por Sombart, se nos aparece como un enorme edificio todo cuar­teado por enormes grietas, rellenadas con inyecciones de ce­mento y grapas de acero. Se sigue agrietando, a osadas, pero lo siguen rellenando.
El esquema es el siguiente: existe el capitalismo con una enorme fuerza; y ha surgido frente a él otro monstruo, el co­munismo, que es su contrario mas no su contradictorio; pues ha nacido de la misma (mala) madre y bautizado en la misma pila; bautismo judío por supuesto, si eso existe; o calvinista si quieren.
El capitalismo se defiende con todas armas, desde la pro­paganda hasta la bomba atómica. Para un último caso tienen en su arsenal una bien probada, la "dictadura jacobina”, sangriempapada en la Revolución Francesa y terriblemente eficaz; pues la democracia, como es sabido, abomina de toda dictadu­ra. . . de los otros. Contra ella el comunismo apronta, si es que puede, la "revolución de masas”, o sea la sedición; “que es pe­cado mortal” decía pacatamente Tomás de Aquino. Del choque
destos dos monstruosidades salió otrora la dictadura militar de Napoleón Bonaparte. Y ahora podría salir un dictador del Uni­verso unificado, que en la Biblia lleva el nombre de Anticristo.
“La ruptura satánica del mundo está en vías de realización. Esto el espíritu del mal no lo trata di­rectamente, mas queda oculto tras sus fuerzas ocultas para establecer un Gobierno Mundial liga­do a una pseudo Iglesia universal considerada co­mo su expresión filosófica.
“Desde hace más de un siglo todo un trabajo subterráneo de orquestación de los acontecimien­tos, de zapa a las resistencias, de puesta en sitio de hombres u organizaciones camuflados. . . está enfin dirigido a imponer un día a la humanidad el dominio de la Contra-Iglesia — copiamos de uno destos zahoríes.
Este esquema lo dan ellos como único y necesario; pero otros zahoríes dan otro esquema, a saber:
Capitalismo y comunismo tienen una afinidad profunda, la abolición de la propiedad privada; y en puridad, la abolición de las Cuatro Columnas del Orden Romano, Familia, Propiedad, Ejército y Religión.


Caminan por tanto a fusionarse. O sea, hablando en plata, una guerra descomunal entre EE. UU. aliados a Rusia contra China. Desa "Guerra de Continentes” saldrá nadie sabe qué. . . cualquier cosa. Probablemente lo mismo del esquema anterior.
Bonito futuro nos predicen los dos. Pero no es peor que el predicho por la profecía del Apokalypsis.
¿Y por qué no podrían seguir así no más las cosas, ser su­perada la crisis hodierna como lo han sido tantas otras, y en­trar el mundo en la Paz, la Prosperidad y la Populorum Progressio? Este es el tercer esquema, de los No-Zahoríes; que a diferencia de los otros dos mantiene algo sociológicamente in­dispensable al hombre, el Estado; el Estado no tiránico, como es el de los otros dos.
". . .Superadas las causas del actual estado de co­sas la reacción favorable que YA se opera en la mente humana operará la recuperación de lo más valioso de la vida en este mundo: LA LIBERTAD!” (Alberto Benegas Lynch (h), nuevo académico de Ciencias Morales e Inmo­rales).
Bien supongamos que este traqueteado mundo ingrese (¿con España a la cabeza?) en un intermedio de tranquilidad que dure dos generaciones.
Para ese caso no imposible es que hay que planear para la Argentina la decantada "Revolución Nacional", que hasta ahora no es más que una palabra.
"En toda revolución de carácter social, la clase más rica, si está unida, ha de triunfar casi con certeza”; anoser el despiole tenga un carácter netamente bolchévico. De otro modo se con­vierte obviamente en una "Revolución Argentina".
La "Revolución Nacional", para poder ser, debe ser neta­mente política. Por tanto:
1) La monarquía es la forma normal y permanente del go­bierno humano. El gobierno "presidencialista” de la Argentina es en el fondo monárquico; pero con monarcas efímeros; y si provienen desa farsa que son los partidos políticos y el sufra­gio universal, monarcas corruptos, o muy corruptibles, o impo­tentes.
2) La superación deste sistema corrompido llamado “de­mocracia" (plutocracia oculta) aunque fácil de formular, es te­rriblemente difícil de implantar.
Si es fácil de formular, podemos osadamente formularlo.
El Presidente ha de ser vitalicio; o si quieren, de período 20 años para empezar.
El Presidente ha de ser elegido por los Gobernadores de Provincia y de entre ellos. Los gobernadores provinciales pueden ser elegidos por sufragio directo cualificado.
El Parlamento, convertido en "Consejo de Estado", debe estar formado por representantes de los cinco grandes sectores de intereses nacionales, que integran el Procomún, a saber:
1) intereses del Trabajo
2) intereses de la Defensa Nacional
3) intereses de la Religión
4) intereses de la Inteligencia
5) intereses de las diferentes Regiones.
Todos ellos convenientemente unificados e integrados.
El Poder Municipal debe ser restaurado con vigencia propia, independiente en su esfera; y en general, instaurados todos los cuerpos intermedios, comenzando por la familia. . . Velay.
Como ven, esto es un capivolgimento de gran calibre, que no se puede hacer con sólo juntar una “Convención” y haciendo una Nueva Constitución — en el papel.
Tendría que surgir no sólo un gran Político, sino todo un gran equipo político. Pide por esa boca. Soñar no cuesta plata.
La Iglesia argentina tendría que espabilarse; los Sindica­tos, que disciplinarse; las Fuerzas Armadas que armarse... de sabiduría.
¿Y quién le pone el cascabel al gato?
En la Argentina cada día uno tropieza con cuatro estupi­deces; y hace una. 

(Revista Jauja, octubre 1969)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...