“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

sábado, 14 de noviembre de 2015

Sobre la Democacaracia





"El principio moral de que es lícito elegir un mal menor vale en determinados casos, por ejemplo el de la “legítima defensa”, “servato moderamine inculpatae tutelae”, como dicen. No vale en todos. En el caso de conciencia propuesto por el film El mar no perdona, por ejemplo, el capitán del bote salvavidas que da muerte directamente a algunos de los náufragos para salvar al resto, procede inmoralmente.
En el caso de error, no se puede elegir el “menor error”. ¿Cuál es el menor error? ¿Por ventura el error mezclado con verdades? Esos suelen ser los más perniciosos…El liberalismo es un error. ¿Puedo elegir el liberalismo para alejar al comunismo? No. Debo rechazarlos ambos. El error es el mal más grande del hombre. El liberalismo es pecado, escribió Sardá y Salvany, un librito muy útil para la Argentina que habría que proponerle a Emecé.
Si hay una discusión entre siete hombres, uno de los cuales dice que dos más dos son cuatro, otros tres dicen que dos más dos son cinco, y los tres restantes que dos y dos son cuatrocientos, ¿deberá el primero ponerse de parte de los del cinco porque es un error menor? Aquí en la Argentina muchísimos se pondrían de inmediato, sobre todo si les dan a ellos 5 por cada 2 y 2”.

Padre Castellani, “El mal menor” febrero de 1958.



"El voto tiene su eficacia cuando se practica en un grupo humano comunitario, donde todos se conocen; que no puede ser por tanto sino limitado; lo otro es elmito seudorreligioso de la seudodemocracia, o democacaracia. (...)
Tengo que decir más, puesto que me lo piden, del "sufragio"; el cual yo rehúyo, me voy de Buenos Aires o me enfermo cuando hay "votaciones": son contra mi conciencia. Desde que el mundo es mundo, la elección ha erigido gobiernos; nadie rechaza la elección. Lo que Lugones y yo tras él decimos es que, tal como aquí se practica, ella es absurda y es fuente de ilegitimidad política; hablando en plata, de usurpación del poder. Santo Tomás acogió y justificó la elección -que su maestro Aristóteles trataba con bastante sorna- pero no esta elección de la democacaracia".

Padre Castellani


Se inaugura la democracia española, 1977, Adolfo Suárez.



«La democracia sería una inocentada si no entrañase una blasfemia»

Nicolás Gómez Dávila.



“Cuando eliminamos a Dios, el gobierno se convierte en dios”.

G. K. Chesterton



El asesino comunista Santiago Carrillo, votando en elecciones democráticas.



"El votante se encuentra en el aprieto siguiente: lo ha invitado a tomar una decisión libre un poder que no piensa atenerse, por su lado, a las reglas del juego. Es el mismo poder que le exige un juramento, en tanto él mismo vive de perjurar".

Ernst Jünger, "La emboscadura".



"La actitud consistente en no participar en las elecciones es una de las que llenan de inquietud a Leviatán."

Ernst Jünger, "La emboscadura".




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...