“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

martes, 10 de noviembre de 2015

Rústico y resistente





El vikingo Hrabina, todo un Rústico.


Sabemos perfectamente que el fútbol profesional llegó en nuestros días a convertirse en un verdadero “opio de los pueblos”, droga que los mercaderes y politiqueros que han ensuciado el simple deporte le imponen noche y día a las masas que reemplazan con ello su afán de una vida de lucha, épica y coraje. La absoluta falta de compromiso con la farsa de la política partidocrática, amén de la ausencia de religión, termina acorralando a muchas personas que podrían haber sido “buenos vasallos si tuvieren buen Señor”, como afirma el Cid, quedándose en simples espectadores de un espectáculo cada día más corrompido y vergonzante.

No obstante esto, y aunque de forma aún degradada, es interesante observar que también en el fútbol se pueden aprender ciertas cosas, pensando por analogía, respecto de la identificación que tiene el hombre de hoy, y en qué forma ello trae consigo una actitud ante la vida. Hoy que el sentimentalismo parece haberlo invadido todo, es importante entender que alejando el fanatismo idolátrico que congrega a los imbéciles, el sentimiento de pertenencia que arraiga a determinados colores, a una camiseta, a una bandera, a un estilo, afirman bastante de aquel que se deja llevar por una pasión, pasión  que muchas veces obra en detrimento de la razón. Pero en el fútbol, como en la vida, la pasión es necesaria, y es tan malo que ella sea quien tiranice a la razón, como que la pasión no dé de sí lo que debe dar para que la voluntad de servir a una causa no se desmorone cuando ésta parece perdida. En otras palabras: con la sola razón y sin el coraje y la entrega no hacemos nada. ¿Hace falta hablar de los ejemplos de tibieza que encontramos en la Tradición católica, que ven el mal pero no actúan para combatirlo? ¿De los que tienen “buenas intenciones” que nunca llevan a la práctica?


Para ir a ejemplos concretos del mundo futbolero, que nos permitan luego hacer la analogía, quizás el arraigo que ha cosechado Boca Juniors desde sus inicios, se deba en gran parte al sentimiento transmitido y compartido por jugadores e hinchas de que esta vida es un combate, y no una conversación, como diría Chesterton. Hasta el mismo himno de Boca habla de lucha incansable y campos de combate. Y una letra de hace por lo menos 60 años dice: Boca, dale Boca/con tu coraje indomable/vos serás inolvidable/por tu garra y tu valor./En el mundo te conocen/porque sos tan aguerrido/y en el fútbol argentino/sos tan indiscutido/pues te sobra corazón. El barrio donde surgió cobijó a esforzados inmigrantes que debían realizar sacrificios para ganar el pan y sobrevivir y para ello nada mejor que la colaboración entre hermanos que se identificaron a partir de una identidad barrial. Como dijo no recordamos quién, “ese rasgo de sacrificio y lucha en nuestros jugadores es lo que ha caracterizado a Boca siempre desde su fundación. Y estamos muy orgullosos de que así sea y de que jamás deje de serlo”. Un técnico de Boca decía que lo más importante era “meter aunque la cosa venga mal”. Y una figura destacadísima de River Plate, Amadeo Carrizo, distinguía que a River lo seguían mucho las mujeres, a diferencia de a Boca, pero porque esas mujeres que iban a verlos iban detrás de los “pintones” y “carilindos”, en cambio, decía, “Boca se caracterizó siempre por la garra, el sacrificio y la lucha, lo que se emparenta mucho más con la hombría”. Hombría que al católico se le pide tanto a hombres como mujeres que sepan entregarse enteramente a la causa de Dios. En definitiva, si algo caracteriza e identifica a Boca –mientras no sea traicionado por los Macris de turno- es la lucha, la entrega total, la fidelidad, la resistencia, la valentía, el no pactar con el enemigo, el no bajar nunca los brazos, el apoyar y alentar siempre, aunque la cosa venga mal, el “dejar la vida” en la cancha (es decir, el campo de combate) poniendo el cuerpo y arriesgándolo todo, saliendo si es preciso barroso y ensangrentado por no haberse apichonado. Por eso los talentosos, los exquisitos, los pensantes, deben apoyarse antes que nada en una actitud combativa, pues para poder ganar lo primero es no dejarse vencer. Esta es la actitud que se debe encontrar en todo buen resistente: Una entrega absoluta a la Iglesia católica. En cambio no podemos dejar de notar que la actitud opuesta, la que se sintetiza en la palabra “gallina” y se corresponde con el rendirse, el abandonar la lucha, el negociar con el enemigo, el buscar agradar al palco, el pensar en el propio beneficio, el acomodo con los jefes, la falta de entusiasmo, el acobardarse, la traición, lo podemos ver en la Neo-FSSPX. Incluso allí, salvando dignas excepciones, podemos encontrar muchos simpatizantes de River Plate, especialmente sacerdotes, que han adoptado esa conducta entreguista, derrotista, cómoda, burguesa, que varía según la cosa venga bien o mal. En definitiva: claudicante. Hoy los clubes encargan a sus departamentos de publicidad y prensa que realicen “videos motivacionales” para animar y despertar el coraje (cosa que no logran, por supuesto) de sus neo-jugadores antes de partidos importantes, cosa que para alguien que sabe el valor de la camiseta es absolutamente prescindible. De igual modo en la Neo-FSSPX se contratan empresas de “branding” y se recurre a la publicidad constante para estimular y motivar a sus fieles. Pero así no se forjan personalidades, sino simplemente aportantes de cuotas y adherentes que no saben darse entero a una causa sagrada. A la manera del Quijote que le dijo a un quejoso y acobardado Sancho Panza: “Las feridas que se reciben en las batallas antes dan honra que la quitan; así que, Panza amigo, no me repliques más…” (Cap. XV), así buscamos alimentarnos de ejemplos, de palabras de verdad, de grandes arquetipos o de pequeños ejemplos de la vida cotidiana. Inclusive del malhadado ambiente del fútbol. Porque un tipo que ama y defiende tanto su camiseta hasta el punto de llegar a trabar con su cabeza, vale más que uno que pregona en la mesa de un café restauraciones y cruzadas imaginarias, pero a la hora de los bifes aparece callado, timorato, tibio, obediente aún cuando se ensucie la fe y se traicionen las ideas que siempre se han defendido y se arríen las banderas que siempre se han agitado. Esos últimos, en nuestro equipo, no los queremos.



En el campo de batalla









Hay que meter, a veces sacudir, y si hace falta, hasta trabar con la cabeza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...