“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

sábado, 7 de noviembre de 2015

El vaso mágico




 Francisco, You know, bebió agua de un vaso, 
mientras discurseaba en el Congreso de Yanquilandia.



Y el congresista Bob Brady decidió aprovechar las virtudes mágicas del recipiente y el resto de su contenido para sí y su familia, sorbiendo a continuación el saldo del brebaje no ingerido por el pontífice porteño…






No sabemos si automáticamente se curaron sus dolencias y enfermedades, y se volvieron todos humildes como Bergoglio, y empezaron a usar zapatos gastados y a viajar en automóviles pequeños y a convidar emparedados a los vigilantes del Congreso, pero quizás sí se haya visto estimulada la angurria de poder del congresista Brady, y éste pueda ahora escalar posiciones hasta llegar a la Presidencia de los Estados Unidos de América.
¡Qué fenómeno!

Pero ¡cuidado!, porque el líquido escanciado tiene sus efectos colaterales:
  


Mejor nos tomamos una ginebra…



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...