“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

viernes, 18 de diciembre de 2015

Hollywood, el pato Donald, duchas de baño, cercas perimetrales y Tradiworld, o La épica publicitaria de la Neo-FSSPX


ADVERTENCIA: la voz que se escucha del locutor no está acelerada, es así la voz natural “patodonáldica” del P. Stephen McDonald, sin dudas una voz muy apropiada para anunciar un acuerdo de rendición.


Entregada de lleno a engrandecer y embellecer su imagen, como es del público conocimiento hace unos años la Neo-FSSPX decidió ponerse en manos de publicistas expertos, que magnifiquen su imagen y la presenten al público de manera fresca y atractiva.


Leemos sobre la publicidad:

“La publicidad es una forma de comunicación que intenta incrementar el consumo de un producto o servicio, insertar una nueva marca o producto dentro del mercado de consumo, mejorar la imagen de una marca o reposicionar (o mantener mediante la recordación) un producto o marca en la mente de un consumidor. Esto se lleva a cabo a través de campañas publicitarias que se difunden en los medios de comunicación siguiendo un plan de comunicación preestablecido.
A través de la investigación, el análisis y estudio de numerosas disciplinas, tales como la psicología, la neuroeconomía, la sociología, la antropología, la estadística, y la economía, que son halladas en el estudio de mercado, se podrá, desde el punto de vista del vendedor, desarrollar un mensaje adecuado para una porción del público de un medio. Esta porción de personas que se encuentra detalladamente delimitado, se lo conoce como público objetivo o target.
Es necesario distinguir la publicidad de otras dos actividades también dirigidas a influir en la opinión de la gente como son las relaciones públicas y la propaganda.
Los términos publicidad y propaganda se usan indistintamente en algunos países de habla española y se intercambian, pero a nivel profesional y académico ambos términos hacen referencia a dos cosas distintas. La principal diferencia es el tipo de conducta que se propone modificar. En el caso de la publicidad, se pretende influír en las conductas de consumo de una persona mediante campañas o acciones publicitarias en diferentes medios y con diferentes objetivos (lanzamiento de un producto, posicionamiento de marca, recordación de marca, etc.) para que el consumidor lleve a cabo un acto de consumo en un corto o largo plazo. Entretanto, la propaganda trata de que una persona se adhiera a una ideología o creencia”.

De acuerdo con esto último, la Neo-FSSPX no hace propaganda (como sería legítimo y siempre ha hecho la Iglesia), sino publicidad. Como puede observarse, han tomado a la congregación para ubicarla como “imagen de marca” en busca de expansión. Lógicamente, los publicitarios se encargan de resaltar las “bondades” de la marca que toman, mejorando lo más posible la imagen de lo que tienen entre manos. Así se ve en primer lugar el tratamiento dado a su logo en uniformidad con otros logos comerciales, lo mismo para los videos promocionales de sus emprendimientos o actividades. ¡Aún las actividades que podrían ser consideradas parte de la milicia cristiana, como ser el acto público de repudio a la misa negra de Oklahoma, son tomadas por los publicistas y mediatizadas con impactantes músicas de películas y edición de teleserie! Decididos a influir en la opinión de mucha gente, buscando una respuesta positiva, la Neo-FSSPX decidió suavizar y mejorar su imagen de años anteriores, irreductible al mundo liberal-burgués. Así que con la ayuda de profesionales de la venta y el branding, decidieron por un lado realzar el atributo “combativo” de la congregación mediante “salidas” (¿una iglesia en salida, como pide Francisco?) a diversas peregrinaciones o actos públicos, siempre acompañados de camarógrafos competentes y dronner sobrevolando que obtengan planos de multitudes desde los ángulos más diversos. A la vez, los integrantes de la congregación deben parecer amistosos, inofensivos o por lo menos “políticamente correctos”, por lo cual se colocan en situación de declarar a sujetos de amplias sonrisas, sobre todo jóvenes atrayentes que cualquier persona media consideraría “buen muchacho”. Incluso en esta campaña se ha llegado a reclutar una voz publicitaria femenil o debilucha cual es la del cura McDonald, para no infundir ninguna inquietud en el público medio norteamericano (por no decir en los prelados romanos). Los videos no son registros documentales, sino hechos ficcionalizados mediante efectos sonoros o montaje de cámaras que exacerban el dramatismo para realzar el perfil “bondadoso” de la Neo-FSSPX. Asimismo, se busca dotar de una identidad preeminentemente social a la congregación, mediante planos de multitudes de jóvenes sonrientes que disfrutan de lo que hacen, como si se tratara de un club al que hay que pertenecer. ¡Después de todo ser católico es divertido! Como decía Nicolás Gómez Dávila: El cristiano moderno se siente obligado profesionalmente a mostrarse jovial y jocoso, a exhibir los dientes en benévola sonrisa, a profesar cordialidad babosa, para probarle al incrédulo que el cristianismo no es religión ‘sombría’, doctrina ‘pesimista’, moral ‘ascética’. El cristianismo progresista nos sacude la mano con ancha sonrisa electoral”. Por supuesto, no decimos que las sonrisas de los jóvenes, como la de todo católico que se precie, sea algo impostado, sino que se tiende a estandarizar el “satu quo sonriente” a fin de que las cámaras filmadoras eternicen tal cristianismo “atrayente”.    


El resultado de todo esto es una falsificación cada vez más fastuosa y más ridícula de la verdadera religión católica. La exhibición estética reemplaza a la oscuridad del misterio. El protagonismo de los hombres quita la centralidad a Dios. La Iglesia que con medios escasos y pobres conquistó al mundo –al precio de la sangre martirial, claro está- devino en la Iglesia de los grandes medios que no va en busca de individuos sino de masas, no de almas individuales a través de la Palabra que salva, sino de seres abstractos a través de la publicidad que quiere convencer sin producir incomodidades. Lo exterior reemplaza a lo interior, que es en definitiva donde reside finalmente la verdadera religión. Pues Dios quiere ser adorado “en espíritu y en verdad”. Escribió un Doctor de la Iglesia: “Considerad bien el consejo de Dios. No quiso escoger para la publicación del Evangelio a los sabios, a los ricos, ni a los nobles, sino a los simples pescadores y publicanos, para que no se creyese que los fieles habían sido persuadidos con la ciencia, ganados con las riquezas, o atraídos del poder y autoridad; y para manifestar a toda la tierra, que tan grandes progresos no se debían a los razonamientos de la elocuencia, sino a la fuerza de la verdad” (San Ambrosio, lib. 5, c. 6, sent. 84, Tric. T. 4, p. 330). Ah, pero los grandes progresos de la Neo-FSSPX no se deben a la fuerza de la verdad, sino a la persuasión de la publicidad. ¡Si parece que ser parte de la Iglesia fuera cosa de gente ganadora, sana y simpática, siempre con afán de agradar y siempre con respaldo masivo detrás!  ¿Dónde está la simpleza de aquellos pequeños y no “considerados” de la sociedad que Dios reservó para sí?


Todos alegres y satisfechos gracias a http://www.visualcontrastmedia.com/


El video del nuevo seminario, llamado “A standard of hope” (Un modelo de esperanza), va en esa línea. Con una filmación que busca el impacto (el movimiento de las cámaras no se justifica durante la misa) y la música de fondo de Hans Zimmer (autor de los soundtrack de películas como la trilogía de Batman, de Superman o del Código Da Vinci, entre otros engendros del diablo), presenta a los seminaristas como monjitas, que coordinan todas sus acciones, sus gestos idénticos cual si fueran teledirigidos. Para colmo al comienzo, quizás por exigencia del director del video, un sacerdote se coloca la casulla arrojándola hacia atrás en un gesto litúrgicamente prohibido. Los planos generales buscan mostrar siempre la cantidad, al igual que en otro video de una peregrinación a raíz del sínodo: el valor del número debe ser convincente. Pensamos ahora en otro escolio de Gómez Dávila: “La cantidad sola basta para despertar la admiración del moderno”.

Esta movida publicitaria se está extendiendo a la Neo-Fraternidad “periférica”, con la proliferación de videos consagratorios y laudatorios de los sacerdotes o fieles. Vimos recientemente en el sitio de México un video –al estilo "cumple de 15"- celebrando el compromiso de los sacerdotes con la FSSPX. Lo curioso es que clickeando sobre el mismo se nos remite ipso facto al sitio de la Casa General. ¡Todo bajo control! O casi, porque el sitio de México es el único de los diez con que cuenta la Neo-FSSPX que tuvo el “atrevimiento” de hacer mención de la reciente profanación de San Pedro con la espantosa proyección del día 8. Sin embargo, publica un artículo tomado del sitio “Adelante la fe”. Ningún sacerdote ni mucho menos Mons. Felé han repudiado tal acto, ¡claro, si aceptaron participar del Jubileo, no van a criticarlo en el día de su apertura! Y el sitio de México puede decir: nosotros no decimos nada, quien hace la crítica es el periodista de otro sitio. Por otra parte la nota se encuentra escondida entre otras muchas, sin ser destacada en su página de inicio. ¡Así están las cosas en la Neo-FSSPX! El Seminario de Winona, por ejemplo, sortea un lujoso auto Cadillac, y no tiene además peor idea que hacer la promoción debajo de una imagen del niño Jesús, en la pobreza del pesebre. Eso se llama coherencia, ¿verdad? El Niño Dios no tiene casa donde nacer, pero los neo-fraternitarios estimulan el lujo y la codicia mediante un caro automóvil. ¡Todo por el mismo precio!
  

Un video confitado de Visual Contrast, sobre una boda en una capilla de la Neo-FSSPX, donde se puede ver al pasar una foto colgada de Francisco, en la entrada de la misma. Ya habíamos visto otra foto del destructor Francisco en el seminario de Alemania.


Sea bueno y obtenga un Cadillac.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...