“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

lunes, 30 de marzo de 2015

Cold Turkey


Radio Sectariedad ofrece ahora un comentario de un desdichado Otomano, que no puede sino calificarse de enajenado. Que empieza así y es suficiente muestra:

PADRE JUAN JOSÉ TURCO: ACERCA DEL ELEISON 402

NOTAS AL ELEISON 402
 “Nuevo obispo”
del 28 de marzo del 2015
Primera:
Según este ELEISON de Mons. Williamson, el estado de necesidad para la licitud de la consagración episcopal es por la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial.
Por lo tanto, si no estuviera en vista esa Guerra Mundial, esa consagración sería ilícita.

El estado de necesidad en la Iglesia no ha cesado desde que el modernismo ocupó Roma, ¿o por qué Mons. Williamson se pasó denunciando el acuerdo pretendido por Mons. Fellay? Lo que hace Mons. Williamson es ante un peligro creciente que podría motivar su desaparición, consagrar otro obispo para la Tradición. No otra cosa hizo Mons. Lefebvre ante el peligro de su muerte, cuando ya sentía debilitadas en extremo sus fuerzas, siendo necesaria la continuidad de la Tradición. Pero el Otomano implacable, seguramente, entonces habría dicho: “Por lo tanto, si no estuviera en vista esa posible muerte, esas consagraciones serían ilícitas.” Y a continuación. “Al igual que hizo antes, el obispo francés acomoda su discurso de acuerdo a la conveniencia del momento: en mayo de 1988 firmaba un acuerdo, ahora necesita parecer “duro”’. Para concluir que “Mons. Lefebvre no es confiable”.

Por supuesto, los únicos confiables son los cuatro fantásticos de la Radio, que constituyen, como ya lo aclara su slogan publicitario, “la voz de la Tradición católica”.

De todos modos tenían que criticar a Mons. Williamson, que se expone al odio de todo el mundo al disponer las medidas tendientes a continuar la Tradición católica, mientras la Secta reduce cuanto puede esta Tradición, hasta que al fin quepa en un reducido departamento monoambiente, donde quede en su inhóspita trinchera el último aguerrido, clarificado, potente, inflexible, iluminado del mundo.
  


Una vez más digo a los que todavía confían en Monseñor Williamson:
Abran los ojos, porque la ceguera voluntaria es progresiva, y cada vez aceptarán más fallas del obispo inglés.



Los ojos siempre abiertos de Don Turco.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...