“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

lunes, 30 de marzo de 2015

Lógica loca





“Si ustedes discuten con un loco, es muy probable que lleven la peor parte en la discusión; porque en muchas formas, la mente del loco es más ágil y rápida, al no hallarse trabada por todas las cosas que lleva aparejadas el buen discernimiento. No lo detiene el sentido del humor o de la caridad o las ya enmudecidas certezas de la experiencia, El loco es más lógico, por carecer de ciertas afecciones de la cordura. La frase común que se aplica a la insania, desde este punto de vista es errónea. El loco no es el hombre que ha perdido la razón. Loco es el hombre que ha perdido todo, menos la razón.
 (…)
Desde que empieza a actuar su razón, actúa en la antigua ruta circular; girará en torno de su círculo lógico, igual que un hombre en un coche de tercera clase de Juner Circle, girará en torno de Juner Circle, hasta que realice el voluntario, vigoroso y místico acto, de bajarse en Gower Street. Aquí, la decisión lo es todo; una puerta debe cerrarse para siempre. Cada remedio, es un remedio desesperado. Cada cura, es una cura milagrosa. Curar a un hombre no es discutir con un filósofo, es arrojar un demonio. Y por apaciblemente que trabajen en el asunto los doctores y los filósofos, su actitud es profundamente incomprensiva. Su actitud es ésta: que el hombre debe dejar de pensar, si quiere seguir viviendo. Tal tratamiento, es una amputación intelectual.
(…)
“En todos se manifiesta esa combinación que hemos notado: la combinación de una razón expansiva y extenuante, con un sentido común contraído y restringido. Son universales en cuanto se aferran a una explicación razonable y la llevan hasta muy lejos. Pero una muestra, puede prolongarse hasta siempre y ser no obstante, una pequeña muestra. En un tablero de ajedrez, ven el blanco sobre el negro; si el universo entero está pavimentado como el tablero, siempre siguen viendo el blanco sobre el negro. Como el lunático, no pueden alterar su punto de vista; no pueden hacer un esfuerzo mental y repentinamente verlo negro sobre blanco”.

(Chesterton, “Ortodoxia”).


Según esta lógica indestructible de Radio Cerianidad, la consagración episcopal realizada por Mons. Williamson tendría como fin seguir los pasos de Mons. Fellay para así acercarse al acuerdo con Roma (¡¡¡!!!).

Imaginen a alguien diciendo en aquel entonces que Mons. Lefebvre –el “excomulgado” por Roma Mons. Lefebvre, el llamado por todos los enemigos de la Iglesia rebelde y desobediente- realizó las consagraciones episcopales para acordar con Roma.

Sí, sin dudas el chaleco de fuerza sería el clamor necesario de cualquiera que tuviere sentido común.




Pero así es la Radio. Y la Radio del fruto prohibido, para ejemplificar esto, coloca el dibujito que reproducimos arriba, de las pisadas en círculo.

Claro que si alguien camina en círculo lo que hace no es ir a Roma. Si uno camina en círculos no va a ninguna parte. Si alguien camina en círculos se queda donde está. Que es precisamente lo que ocurre con esta Secta Radial: dar vueltas una y otra vez sobre lo mismo, o, mejor dicho, sobre sí misma. Como un disco rayado que nadie tiene la delicadeza de parar.

Decía Chesterton que el círculo es la imagen de la locura, y la cruz de la verdadera libertad (incluso tiene una novela llamada “La esfera y la cruz”). Sin darse cuenta, los lógicos se encierran en sus círculos insanos y, pretendiendo desautorizar y descalificar a los otros, se descubren a sí mismos.

Convengamos que es fácil advertirlo, pues se trata de un disco rayado, de un mórbido girar desesperado que sólo la rotura del aparato podría hacer frenar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...