“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

lunes, 9 de marzo de 2015

Ni fríos ni calientes




Un muestrario de que la Neo-FSSPX, diluida en sus periódicos contactos con los modernistas romanos, produce tibieza entre sus filas. Vamos con dos artículos pescados en la interné, con nuestros comentarios en rojo:


Agarrate Catalina
by El Carlista

Asado de por medio, pocos días atrás, me decía un amigo que hay ciertos aires de reconciliación soplando desde Europa y me preguntaba qué pito tocar en todo caso. 
Personalmente no sé qué hay de cierto; espero que nada, pero es que este guacho siempre anda con buena data y para peor el actual pontificado, absolutamente indiferente a la doctrina y el rito (si es indiferente, ¿por qué persigue a los que quieren celebrar la misa “rito extraordinario” y cada vez torna más guarangos los modos y usos litúrgicos? ¿Y seguro que es indiferente en lo doctrinal, o más bien absolutamente modernista?), debe poner un acuerdo, con todas sus garantías, servido en bandeja. Y esto no porque se hicieran tradis, sino porque no les importan nuestras diferencias, ni el Concilio, ni la misa vieja, ni la otra (la religión del Nuevo Orden Mundial ha de ser ecumenista e incluir todas las diferencias en la tolerancia masónica). Digamos que para conciliar está más fácil que nunca (cierto, bien visto, pero no sólo debido a lo que son los romanos, sino a lo conciliares que se han vuelto los jerarcas de la Neo-Fraternidad): “hagamos como quieran, por mí jamón; que no le hace”, diría la Sede muy Santa. 
Ante el planteo me incliné por negar toda posibilidad, siendo que vivimos el peor pontificado luego de Juan Pablo II, o tal vez éste sea aún peor, o la empardan.
Tras cartón, y ya que me preguntaba, le di mi opinión, la que pensándolo mejor, más serena y prudentemente, algo ha cambiado en estos días. 
Cada laico tiene sus obligaciones con Dios y las de estado, y ahí está el meollo.
Acaecido el supuesto se viene la pregunta: ¿y dónde ir?
Y siendo que la respuesta es “ni idea”, parece lo más prudente mantenerse muy quieto y muy atento. (Lo más prudente es remediar esa ignorancia para saber qué hacer, es decir, quedarse inquieto y atento hasta conocer bien lo que está pasando y entonces actuar en consecuencia para saber adónde ir) Pero no porque el Concilio es algo que debe ser reinterpretado de acuerdo con la Tradición (eso es lo que dijo Monseñor Fellay), o porque crea que el final no sería el de las otras congregaciones tradicionalistas que luego de acordar fueron fagocitadas corriéndose de su lugar (cierto), ni por alguna de las otras vueltas carnero que defienden los cabezas de tuerca que quieren pasar de línea 1/2 a 3/4. Nada de eso.
Sencillamente porque ante esa situación las obligaciones de estado siguen imponiéndose y a pesar del acuerdo seguiría siendo el sacerdote (¿qué sacerdote, uno acuerdista, pusilánime, cómplice de la traición, “juramentado”?) en concreto quien celebraría un rito u otro y daría los sacramentos, quien públicamente haría las críticas al Concilio y al Posconcilio o las callaría y quien mantendría la doctrina tradicional dogmática y moral, o no. (¿O sea que el sacerdote podría hacer lo que se le canta con independencia de la congregación? ¿Ah sí? ¿No se enteró que por oponerse a ese acuerdo expulsaron fieles, sacerdotes y hasta un obispo? Cree este ¿ingenuo? que si ahora, antes de haber un acuerdo oficial, ya actúan de ese modo, no van a actuar de forma más despiadada de producirse aquello que se avizora en el horizonte? ¿Es que no ha visto el ejemplo de los Franciscanos de la Inmaculada?)
Sabemos que las misas que se celebran conforme al Motu Proprio se parecen más a la Nueva lo más seriamente celebrada y en latín que a las que tenemos costumbre de asistir. No sabríamos explicar exactamente el por qué, pero se puede percibir. No es igual.


¿Y eso cambiaría?
Imposible saberlo, pero no lo creo porque tiene que ver con la formación sacerdotal especialmente encarada en defender el rito y el sacerdocio católico.
¿Y si cambia?
¿Y si ya las críticas no son tan públicas? (Es lo que está pasando ahora)
¿Y si en 1 o 50 años devienen birritualistas? (Pregunten en Campos, Brasil. También, un obispo birritualista está dando conferencias en los seminarios de la Neo-Fraternidad)
¿Y si permiten que se celebre la Nueva en las capillas propias? (El obispo Schneider birritualista está yendo a los seminarios de la Neo-FSSPX para hablar de las bondades y riquezas que pueden intercambiar los dos ritos)
¿Y si los sermones defienden o coquetean con herejías? (Ya lo hizo la declaración doctrinal de Mons. Fellay)
Bueno, sería ahí el momento de patear el tablero. (¡Qué cómodo! ¿Y cómo cree que se llega despaciosamente a estas situaciones, si no es por todos los que debiendo hablar y reaccionar callan la boca, hasta que todo está consumado? ¿En vez de alertar a los bomberos y tomar precacuciones al inicio del incendio, espera a que la casa esté cayéndose a pedazos y ya deschecha para dar la voz de alarma? ¿Cree entonces que será capaz de “patear el tablero” tan fácilmente, si no se atrevió a hacerlo antes, o quizás encuentre una nueva precaución a adoptar?) Antes sería imprudente, tanto como patearlo previo avistar un perjuicio concreto en los propios (¿?). Jules Barbey D’Aurevilly tuvo razón cuando dijo que era de animales vivir sin sacramentos. (¿O sea que los miles de católicos tradicionales que viven en rincones remotos, alejados de los sacramentos por falta de sacerdotes, son animales? ¿Fueron animales los católicos japoneses que resistieron 200 años sin sacerdotes y por lo tanto sin sacramentos y sin embargo conservaron la fe? ¿Lo fueron los católicos que se escondían durante la revolución francesa, y pasaban mucho tiempo sin sacramentos antes que ir a las misas tridentinas de los traidores sacerdotes juramentados? No existe una situación normal aplicable a la frase del escritor. Lo que cumple es decir que es de animales vivir sin la oración, pues de allí podemos obtener la gracia, y Dios no se ata a los Sacramentos. La argumentación usada por este señor es una coartada cobarde disfrazada de buena intención, con la cual se excusa de actuar con la valentía requerida. Si los Sacramentos le sirven para volverse un católico cómodo en vez de heroicamente comprometido con el combate, entonces está abusando de los bienes de Dios y despreciando su gracia). 
Lo dije la otra vez: no hay que actuar en bloque, no somos parte de un club de fans; son el rito, la doctrina y los sacramentos. Son nuestros hijos. 
Hemos visto de sobra durante los últimos años a quienes quemaron las velas antes de tiempo, con una realidad en la capilla que no lo ameritaba. (¿?)
Groucho Marx -que no era tonto-, cuando lo vino a ver el cornudo para pedirle que siga a su mujer y así luego conseguir el divorcio, con buen tino le aclaró que primero conseguirían el divorcio y luego él y muchos más la seguirían. (Mal ejemplo. Evidentemente no conoce la situación de la Neo-Fraternidad. Su mujer coquetea con otro, es acariciada, besada, manoseada, pero el tipo contesta: “Ah, mientras no la encuentre en la cama con ese hombre no pienso actuar, eso sería imprudencia”).
Se trata de no adelantarse a lo concretísimo (¡!). La congregación es grande (no tan grande como para albergar a antiliberales como Mons. Williamson, el Padre Faure y muchísimos más) y cada lugar tendría su dinámica según sus sacerdotes, que no son necesariamente idénticos (Ja,ja,ja. Miremos nada más el ejemplo de los sitios web de la Neo-Fraternidad del mundo, que están siendo unificados en sus diseños y contenidos, para que haya una sola voz y no suene nada discordante, es decir, para que sean idénticos, como los sacerdotitos que están formando en los seminarios. ¿Pero este hombre puede ser tan ingenuo y llamarse católico tradicional?) Cada uno tendría la suerte que le toque y el que la tenga mala que vea (¿Decide todo el azar?) 





Las diferencias creemos verlas en qué se considera que debe hacer la congregación: quienes piensen que está para salvar a la Iglesia festejarían; los que creemos que está para defender lo que defendió y defiende, no tanto (o sea que festejarían un poco el acuerdo, pero sin entusiasmo, digamos que sin hacer un asado).
Habría que ver qué dicen los Estatutos, aunque tampoco me importan tanto. Si me cisco en el Poder Judicial y toda su jerarquía, las leyes de fondo y procedimentales y con gusto prendería fuego a la Constitución Nacional, ¿por qué me deberían importar los Estatutos? (¿Entonces para qué los menciona?). 
Mientras tanto crucemos los dedos, que así estamos bien. (Así que es todo cuestión de supersticiones…hubiéramos empezado por ahí.Y ¿así que así están bien? ¿Bién cómo? ¿Bien cómodos? ¿Mientras los sacerdotes se vuelven pusilánimes, mientras los liberales transan con los enemigos modernistas de Roma, mientras se enseñan principios liberales en muchas escuelas de la congregación, mientras se ha expulsado o reprimido a sacerdotes y fieles, ellos dicen “estamos bien”? Mire, el sionista Max Krah dice también que está muy bien, ¿sabe? Y a él le creo. Pero usted, usted más bien debería decir "estamos sonados". Porque a los tibios Dios los vomita. Los tibios no pueden cargar su cruz y seguir a Nuestro Señor al Calvario porque no entienden que ese es el único camino para “estar bien” en el sentido católico de la palabra).  




El segundo artículo, es del “prudente” editor irresponsable de Panorama Católico Internacional, que además de lefebvrista, ahora se ha vuelto burkenista (el cual cardenal Burke, por cierto, amén de respetable en algunos aspectos, no deja de ser conciliar y discípulo gran admirador del llamado hoy “papa emérito” Ratzinger, al cual llama “maestro consumado”: sí, pregúntenle a Mons. Lefebvre maestro consumado de qué…), algo que de por sí define bastante su posición acuerdista. Y como buen acuerdista, no sólo omite dar información sobre muchos temas comprometedores para la Neo-FSSPX –como por ejemplo el GREC, sino que además se permite, eso sí, con indolencia –alguna le llamará “equilibrio”- un intento de respuesta a un artículo de Non Possumus que reproducen otros blogs, y al cual el tibio Panoramix no menciona, no vaya a ser cosa que se arme una “polémica”. Veamos.


La misma realidad, dos formas de ver las cosas
Enviado por Moderador el Jue, 03/05/2015 - 12:42.

Las hermanas Dominicas de Fanjeaux, reforma de la orden fundada por la hermana Anne-Marie Simoulin, bajo inpiración del religioso dominico y destacado autor espiritual P. Roger Calmel, está dedicada a la educación de niñas y establecida en varios países del mundo, incluyendo la Argentina, donde tienen ya dos fundaciones. Hace poco tiempo realizó una peregrinación a Roma para celebrar los 40 años de existencia.
El canal y agencia de noticias EWTN, de reconocida hostilidad al tradicionalismo, le ha dedicado un informe que podríamos calificar de "equilibrado", para lo que suelen ser. Por otra parte, Gloria TV, ese conglomerado bizarro donde conviven posiciones tan opuestas, dedica a su vez un tramo de su noticiero al mismo hecho, en un tono mucho más amistoso. 
En el primer caso se realizan rápidas notas a algunas de las religiosas, a uno de los asistentes de la FSSPX y a un prelado romano. Se destaca la unión con la Santa Sede: "Roma es nuestro hogar", dice una de las entrevistadas. Se hace referencia también al espíritu del "Arzobispo", o sea, de Mons. Marcel Lefebvre que acompañó esta fundación y puso su congregación, la FSSPX, a disposición de las hermanas dominicas y su alumnado para su asistencia espiritual y sacramental.





Es necesario repetir que son fundaciones distintas en momentos distintos. La primera fue una reforma de las Dominicas inspiradas por el P. Calmel. La FSSPX surgió como obra original para preservar el sacerdocio católico de los estragos de la nueva liturgia y combatir los errores neomodernistas.
En diversos sitios que acusan a la FSSPX de "connivencia" con la Roma modernista ofrecen esta visita y las declaraciones de los distintos entrevistados, entre ellos un obispo del Opus Dei que está a cargo de la Interpretación de los Textos Legislativos la Curia de Roma, como "prueba" de tal connivencia.  
Resultan cuanto menos sorprendentes estas declaraciones: que los tradicionalistas peregrinen a lugares de culto católico muestra -según ellos, los críticos a la "connivencia"- que comulgan con los errores neomodernistas de quienes ahora administran esos lugares. Así visitar, Chartres, Lourdes, Roma, Luján son pasos previos a la entrega... (Este hombre parece dar a entender a sus lectores que por ese solo hecho aislado se hicieran las acusaciones que se hacen a la Neo-FSSPX. Pero lo que hace es eludir todo el contexto en el cual se incluye lo informado en la nota, todo aquello de lo que se viene informando desde el 2012 y de lo cual “Panoramix” no ha dicho palabra. Lo suyo es jugar sucio pues se supone que tiene un sitio web informativo, pero solo informa aquello que sirve de propaganda a la posición oficial de la Neo-FSSPX. Su conclusión, supuestamente irónica, no corre. Chartres, Lourdes u otro lugar no representan lo mismo que Roma, y Roma hoy no sólo puede tomarse como un símbolo de la Roma eterna, pues Roma es también la sede de los modernistas que ocupan la estructura de la Iglesia, Roma está ocupada por el peor enemigo de la Iglesia, el cual evidentemente toma nota de un gesto que en el contexto de los otros actos realizados por la Neo-Fraternidad adquiere un significado político inequívoco, por eso el modernista del Opus Dei declara a favor de la Neo-Fraternidad).  
Por otro lado, la falta de status canónico de la FSSPX es prueba de "cisma" según el conservadurismo católico en general. (Y eso es lo que está tratando de que se acabe Mons. Fellay, que admite necesitar la “estampilla” de Roma modernista, por eso entre tantas cosas el gesto de peregrinar a la Roma ocupada por la barbarie francisquista)
Bien, cada uno con su "lógica", y que les aproveche. En varios casos, en el que nos ocupa y en otros, como Chartres y Luján nunca se ha permitido el uso de los templos para la celebración del culto tradicional al final de estas peregrinaciones. Lo cual no deja de ser un indicio en el sentido contrario a la connivencia (No porque ya se permitió a la Neo-FSSPX celebrar misa en el Vaticano.  Y obispos birritualistas visitan prioratos y seminarios de la Neo-FSSPX para reuniones cordiales e informales. Lo demás de a poco va a llegar) En otros sí, lo que no deja de demostrar que "no son cismáticos". (No, pero sí ecuménicos, porque los modernistas inbcluyen estos encuentros y permisos dentro del ecumenismo que le están aplicando a la Neo-FSSPX, como alguna vez admitió incluso Mons. De Galarreta)  
Tal vez la solución a este aparente intríngulis sea ver en el tradicionalismo el deseo de estar siempre filialmente sujeto a la Roma eterna y a su doctrina; el desero (sic) de dar testimonio ante quienes lo quieran oír (¿Otra vez con esa cantinela infantil? Vea: Segunda espístola del Apóstol San Juan: “Todo aquel que no persevera en la doctrina de Cristo, sino que se aparta de ella, no tiene a Dios. El que persevera en ella, ése tiene al Padre y al Hijo. Si viene alguno a vosotros, y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, ni le saludéis. Porque quien le saluda, comunica con sus acciones perversas” (I 9-11) Y comenta Mons. Straubinger: “Tal conducta, según aquí se nos enseña, no es falta de caridad sino respeto por la fe. El que recibe a los que hacen profesión de mala doctrina se hace cómplice de ella”. San Pablo en la primera a los Corintios también habla de esto. Así que después de haber hablado con los romanos durante casi dos años en las famosas “reuniones doctrinales” sin ponerse de acuerdo en nada, ¡que todavía venga alguien con la sanata de “dar testimonio” a los que quieran oír! ¿Qué interés tienen en la verdadera doctrina destructores como el cardenal Muller, por ejemplo?…Lo de este periodista, ¿será ingenuidad u otra cosa…?. El deseo de fomentar en sus fieles ese amor por la sede petrina. Y a la vez la imposibilidad de aceptar los cambios en la doctrina ni la destrucción del culto (Pero en el video de la peregrinación a Roma no se ve a Pfluger dando testimonio de eso. Y Mons. Fellay acepta el 95% del Vaticano II. Y su declaración doctrinal del 2012 no rechazaba con firmeza los cambios en la doctrina y el culto que se dice acá. Incluso la misa nueva le parece legítima. Etc. Es solo el contexto el que todavía no lo ayuda a Mons Fellay y sus secuaces, por alguna resistencia interna que teman encontrar dentro de la congregación. Él estuvo ya listo para firmar la prelatura en junio de 2012) Bajo esta luz las cosas se ven de un modo mucho más sencillo (Claro: con los anteojos rosados de que hablaba Mons. Fellay es más fácil ser católico).
Nota. Lamentablemente los dos vídeos están en inglés, pero creemos que la(sic) imágenes y lo que se pueda entender vale la pena. (Mucho más se podrá entender si se ingresa a Non Possumus y demás blogs resistentes que no al “Armonil Sedante” del inquilino neo-fraternitario del “Truman Show”).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...