“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

lunes, 15 de septiembre de 2014

Ciencias antropológicas


Darwin tenía razón



Escribe Marcos Arcadas, Sociólogo, escritor y psicopedarreuta.

La Evolución de las especies es un hecho que hoy ya nadie puede negar sin ser un oscurantista, retrógrado o medieval. La comunidad científica internacional no admite ya dudas al respecto. Días pasados se ha podido comprobar inclusive un nuevo salto en la evolución que hasta al mismo Darwin se le pasó por alto. De manera que la teoría evolucionista ha venido a dar un avance extraordinario que quizás todavía no se llegue a ponderar en su magnitud. Pero veámoslo más en detalle.


El mónero Pepe fue adoptado por la pareja de científicos Braun y de inmediato se adaptó a las costumbres familiares.


El mónero Pepe continuó su evolución de manera asombrosa, hasta constituirse un verdadero mónero de sociedad, aunque todavía no fuese hombre. Así lo retrató una destacada publicación inglesa.


Más tarde el mónero evolucionó de manera genérica hasta convertirse en una mónera, Pepa, aunque sin cambiar sus costumbres civilizadas.


Hasta que finalmente la mónera pudo dar el último gran salto en la evolución especial-genérica y ya humanizada pudo contraer “monomonio” gracias a la inestimable apertura de mente de una iglesia evolucionada y sincretista.


Otra imagen de la ceremónera al frente de la cual el cura “bendice” el salto evolutivo, mientras los participantes llevan sus manos al corazón, quién sabe si masónicamente: lo que es la evolución.


El mónero-mónera evolucionada se retira junto con su galante y comprensivo partner.


En el Vaticano, mientras tanto, parece que hay una gran comprensión por este inusual acto. Indudablemente allí también ha llegado el evolucionismo con carta de ciudadanía. 







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...